Chevrolet 400: El compacto de GM en Argentina – Parte 2

Hacia 1967 fueron presentadas nuevas versiones y un restyling general que actualizó la línea. El rediseño trajo un nuevo guardabarros delantero, faros duales atrás y adelante y nuevo diseño del remate de la tapa del baúl. Desde el punto de vista mecánico, se introdujeron importantes mejoras como la caja de tres velocidades totalmente sincronizadas, sistema de freno con circuito independiente atrás y adelante y la opción de accionamiento por servo. Otra innovación que mejoró levemente las prestaciones fue el remplazo del rodado de 14 pulgadas por otro de 13.

En el interior los cambios se apreciaban en el panel de instrumentos que presentaba un rediseño completo.

La novedad de la serie fue la incorporación de la versión SS (Super Sport) que incluía un equipamiento con toques deportivos como las butacas individuales, volante de tres rayos con aro de fibra y aluminio y tacómetro electrónico. Este modelo ofrecía de serie el motor del Super, de 230 pulgadas y 137 hp, pero como equipo opcional podía solicitarse con el impulsor 250 de 155 hp que le otorgaba prestaciones más acordes a sus pretensiones deportivas. Sin dudas, el mayor rasgo sport lo aportaba la nueva caja de cuatro velocidades totalmente sincronizadas de origen Corvette, con palanca al piso dispuesta en la consola central. La gama se completó tiempo después con el modelo Super De Luxe, posicionado entre el Super y el Super Sport.
En 1969, fueron incorporadas otras mejoras estilísticas en toda la línea pero manteniéndose las denominaciones y características de las versiones precedentes. El frontal recibió una nueva parrilla con faros dobles integrados en las versiones de lujo y monofaro en el modelo Special.

Con la nueva década llegarían leves cambios estilísticos, como las luces traseras monocromáticas de desarrollo vertical, en reemplazo de las duales, y nuevas versiones de aspecto más deportivo: el RS y el RS 250.
El RS (Rally Sport) nació como un escalón intermedio entre el modelo Special y el Super. Poco después incorporó el motor de 4097 cc y pasó a denominarse Rally Sport 250 con lo que sus prestaciones mejoraron sensiblemente. Junto al Rally Sport 250, se ofrecían las versiones Special, 400 S y Super Sport, equipadas con los propulsores 194, 230 y 250, respectivamente.
Las ventas del Chevrolet 400 se precipitaron en los primeros cuatro años de la nueva década y su participación en el segmento mediano-grande se redujo del 11,8% en 1970 al 5,5% en 1973. El auto de GM había perdido definitivamente la batalla frente al Ford Falcon que en el mismo período consolidó su posición del 26,0% al 38,2%.

Por otra parte, desde comienzos de la década de 1970 la tendencia marcaba una acentuada inclinación del público hacia los autos medianos de origen europeo, más pequeños y económicos. En respuesta, la filial local de General Motors había tomado la decisión de producir localmente el Opel Kadett, conocido aquí como Opel K 180. Tomada esta decisión, los días del primer compacto argentino de GM estaban contados. En 1974, fue discontinuado luego de alcanzar la cifra de 108.483 unidades producidas.

Ver primera Parte…