Fiat 128 – Su historia 1era Parte

El 12 de marzo de 1971 Fiat Concord presentó en Argentina el Fiat 128, un auto de avanzada
configuración técnica que venía a ocupar el espacio dejado vacío por el Fiat 1100 ocho años antes.
Diseñado por Dante Giacosa, las novedades más importantes que traía eran la ubicación del
motor, delantero y transversal y la transmisión delantera. Esta disposición mecánica optimizaba la
distribución espacial en un 20% para el motor y 80% para los pasajeros y equipaje.
A un precio de $1.380.000, el 128 daría batalla en el segmento de los medianos en un año de
importantes novedades como lo fueron las presentaciones del Renault 12 y del Dodge 1500.
Su compacto motor de 1.116 cc, 8,8:1 de relación de compresión y cigüeñal apoyado en cinco
bancadas, le otorgaban 63 hp y le permitían viajar a 135 km/h.
Los frenos eran a disco adelante y a tambor atrás, accionados por un sistema hidráulico con
servofreno de vacío de mando independiente para los anteriores y traseros.
Otra ventaja que ofrecía el 128 era la suspensión totalmente independiente. Adelante disponía de
brazos oscilantes inferiores y amortiguadores hidráulicos telescópicos unidos en su parte inferior a
las mazas de las ruedas. Resortes helicoidales y topes de carrera coaxiales que se combinaban
con una barra estabilizadora que al mismo tiempo funcionaba como reactora completaban el
conjunto. Todas las articulaciones estaban lubricadas “for life”, es decir, en forma permanente.
La suspensión trasera era similar a la delantera pero se diferenciaba por el elástico transversal de
dos hojas con función de barra estabilizadora con topes elásticos de limitación de carrera que
actuaban sobre los brazos oscilantes. Todas las articulaciones eran con bujes de goma.
Como elemento de seguridad pasiva para el caso de impacto frontal, incluía una barra de dirección
“antichoque” de tres segmentos unidos por juntas cardánicas.
Con una distancia entre ejes de 2.448 milímetros y un equilibrado reparto de pesos, el 128 se
desplazaba con una notable tenida apoyado en las nuevas cubiertas Pirelli Cinturato, producidas y
presentadas en el país en coincidencia con el lanzamiento del mediano de Fiat.
Su carrocería de menos de cuatros metros de extensión (3.884 mm), ofrecía un amplio y luminoso
habitáculo que podía alojar cómodamente a cuatro pasajeros.
En octubre de 1973 se incorporaron a la línea el 128 L y el 128 Familiar, un modelo exclusivo para
nuestro país de cinco puertas ya que en Italia se produjo una variante de tres puertas. A las
ventajas del volumen interior, que ya ofrecía la berlina, la rural le sumó el cómodo acceso por el
portón trasero a un espacio de carga de más de 1.250 dm3 que se lograban al rebatir por completo
los asientos traseros. La ubicación de la rueda de auxilio en el compartimiento del motor ayudaba a
que este espacio se aprovechara íntegramente.
Ambos modelos estaban equipados con el nuevo motor de 1.290 cc y 70 hp. Con este nuevo motor
el 128 berlina ganaba 10 kilómetros más de velocidad final, mientras que las prestaciones del
familiar alcanzaban 140 km/h.
La ampliación de la gama y la respuesta favorable del público fueron consideradas razones de
peso por APICA para otorgarle el título de Auto del Año 1974. La evaluación incluía 10 ítems:
motor, transmisión, suspensión, frenos, maniobrabilidad, estética, funcionalidad, rendimiento,
seguridad y post-venta. Este título se sumaba a los ya obtenidos internacionalmente en Italia,
Suecia, Holanda, Alemania, Inglaterra, Dinamarca y Checoslovaquia.
Ese mismo año se destacó ampliamente por sus triunfos deportivos, con una supremacía de 18
triunfos en Turismo Nacional dentro de su categoría. Al mismo tiempo sus cualidades de economía
fueron ratificadas en una prueba de consumo entre Buenos Aires y Mar del Plata, donde su
ganador empleó 18,6 litros de nafta para cubrir 388 kilómetros.
En 1978 la línea recibió una importante lavada de cara, con frontal y cola totalmente renovados,
nuevos paragolpes y un interior con un nuevo panel de instrumentos, asientos y tapizados. Esta
nueva serie fue denominada Europa y se desdoblaba en las versiones C, con motorización de
1100 cc y CL, con el motor de 1300 cc.

Por Gustavo Feder

Ver segunda parte – Fiat 128