Fiat 128 – Su historia 2da Parte

Luego de la fusión de Fiat y Peugeot en SEVEL llegarían importantes novedades para el modelo. En 1982, se presentó la versión CL5, equipada con caja de velocidades de cinco marchas. Un año más tarde, SEVEL lanzaba una nueva serie denominada Super Europa. El viejo 128 fue sometido a un profundo restyling que introdujo nuevas ópticas delanteras y traseras, nuevos paragolpes envolventes, nueva parrilla y ventanillas delanteras sin ventiletes, entre las principales modificaciones. En el habitáculo fueron renovados por completo los asientos y tapizados. Poco después, esta versión recibió la opción del motor de 1500 cc y 82 cv que elevada sensiblemente las prestaciones del auto. Junto el nuevo styling y mejorada motorización, el renovado 128 introdujo un equipamiento inédito para un vehículo de esa categoría como luneta térmica y aire acondicionado central.
En 1986 se incorporaron los últimos cambios. El frontal adoptó una nueva parrilla caracterizada por las cinco barras inclinadas en el centro que identificaron a los modelos de la marca durante los años 80. La línea fue desdoblada en las versiones Super Europa CL y TR, ambas equipadas con el motor de 1300 cc y Super Europa 1,5, con el propulsor de 1500 cc.
Estas versiones se mantuvieron en producción hasta 1990 completando un total de 255.110 unidades.

Los 128 de IAVA

En 1971, un grupo de concesionarios Fiat tomó la iniciativa de crear una nueva sociedad con apoyo de la fábrica para producir versiones especiales deportivas a partir de autos de serie. La nueva sociedad, denominada Industria Argentina de Vehículos de Avanzada (IAVA), quedó constituida por Fiat Concord y la Comisión de Concesionarios. El primer proyecto fue desarrollar una versión más picante del Fiat 128 que fue denominada Fiat 128 IAVA TV (Turismo Veloce).

Ver Primera parte – Fiat 128