Peugeot 404 – Construido para durar mas – 2da Parte

En 1965 se incorporó un nuevo cigüeñal de cinco bancadas (similar al del motor francés) en reemplazo del original de tres, se introdujo una nueva tapa de cilindros y fueron modificados los pistones. La relación de compresión se incrementó a 7,6:1, pero se mantuvieron los valores de potencia.
También fueron rediseñados el árbol de levas, los amortiguadores delanteros y traseros, se introdujo una bomba de aceite de mayor caudal, se remplazó el radiador por uno de mayor capacidad y las campanas de los frenos delanteros incorporaron aletas radiales refrigerantes.
En el habitáculo se mejoró el espacio para sus ocupantes mediante un rediseño de la chapa de la pedalera y la de los asientos. Con este cambio se aumentó en 2 cm el espacio para los pasajeros de adelante y en 9 cm para los de atrás.
El público reaccionó positivamente frente a estas mejoras como lo reflejó la cifra de 11.013 vehículos producidos en 1966 que duplicaba la fabricación conjunta (403 más 404) del año anterior.
Cambios más profundos se vieron en la línea de 1967, cuando el Peugeot 404 comenzó a ser comercializado en las versiones Gran Lujo y Súper Lujo. En el interior fueron modificados el tablero, asientos, tapizados y parasoles. El nuevo tablero corrugado en negro, disponía de tres cuadrantes circulares, con reloj eléctrico incluido, y guantera con cerradura.
En el exterior los cambios se apreciaban en los faros de posición y giro bicolores, nuevo paragolpes con defensas más bajas y nueva parrilla con barras horizontales. El modelo Gran Lujo incorporó un nuevo color de carrocería, el beige.
En cuanto a la mecánica, la línea recibió importantes mejoras. Entre ellas, frenos de potencia y de disco en las ruedas delanteras, diseñados y desarrollados en el país.
En 1970 se incorporó una versión con características más deportivas, el GP (Grand Prix). Sus detalles se apreciaban en el exterior con los dos faros auxiliares “Marchal” de yodo sobre la parrilla, llantas deportivas caladas Cimetal, neumáticos de alta velocidad, salida de caño de escape con borde cromado, paragolpes sin defensas y los exclusivos colores “Amarillo Le Mans” y “Azul Caribe”, que se sumaron al conocido “Blanco Bariloche”.
La versión con motor diesel se sumó en 1971, cuando se lo equipó con el propulsor Indenor XD 4.88 de 1.948 cc y 65 hp (SAE). Su consumo era de un litro cada 12,5 kilómetros y su velocidad máxima de 125 km/h.
Pocos cambios
Durante la década de 1970, el 404 se mantuvo en producción prácticamente sin cambios de importancia tanto estéticos, mecánicos como de equipamiento. Increíblemente, ni la radio ni el encendedor formaban parte del equipo de serie. La velocidad se había incrementado levemente hasta llegar a casi 150 km/h, según algunos test de la época.
La aparición del 504 en 1969 lo fue reposicionando paulatinamente como un auto más accesible. SAFRAR apostó a mantenerlo vigente a través de su economía y un bajo precio que lo hiciera competitivo con sus rivales de igual o menor cilindrada.
La llegada de los importados, a partir de 1979, y la fusión de Fiat y Peugeot en SEVEL, con la consecuente racionalización de la oferta, marcó el final del 404 en nuestro país. Su comercialización se extendió hasta 1981 alcanzándose un total de 162.583 unidades incluidas todas las versiones.

Ver primera parte